family-herandez-perez-reunited-and-sitting

En el pueblo de Moya, en la isla de Gran Canaria, España, vive una familia muy especial.

La familia Hernández-Pérez ha batido el título de Guinness World Records de la mayor edad combinada de 12 hermanos vivos, con un total de 1.058 años y 249 días.

Esto supera el récord anterior en 16 años.

Todo empezó con la feliz pareja de Modesto Hernández y Martina Pérez, que vivían en Moya, Gran Canaria, el mismo pueblo donde han pasado toda la vida sus doce hijos.

En la actualidad, el clan está compuesto por los siete hijos y las cinco hijas de Modesto y Martina, quienes están en un rango de edad entre 76 y 98 años.

Family picture black and white

El linaje de los récords comenzó con José Hernández-Pérez. Hijo mayor de Modesto y Martina y el primero de los hermanos, José nació el 30 de diciembre de 1924.

Su nacimiento fue seguido dos años más tarde por su hermano Alejandro, quien nació el 11 de enero de 1926.

Los dos hermanos vieron crecer su árbol genealógico año tras año al dar la bienvenida a su primera hermana. Carmen nació en el verano, en 1928, al igual que Juan, que vino en junio de 1929. Al año siguiente, Martina dio a luz a su segunda hija, Rosario Ofelia. Rosario nació el 15 de junio de 1930.

Entre 1932 y 1946, el clan Hernández-Pérez tuvo más hijos que se sumaron a la lista:

  • Amanda (10 de septiembre de 1932)
  • Modesto (22 de febrero de 1934)
  • Angela (14 de julio de 1936)
  • Francisco (21 de agosto de 1938)
  • Gloria Hortensia (13 de mayo de 1941)
  • Miguel (3 de junio de 1943) 

Y, por último, pero no menos importante, el hermano menor, Luis, que nació el 4 de abril de 1946 y tiene 76 años al momento de escribir este artículo.

Famila reunida en frente del alcalde de la región

Este verano, los doce hermanos se reunieron en la ciudad donde crecieron para oficializar sus partidas de nacimiento ante un notario.

El récord fue reconocido y aprobado por Guinness World Records en septiembre de 2022.

"Nunca pensamos que romeriamos un récord mundial", declaró la familia.

"Es algo que nunca lo hubiésemos pensado. Empezamos así un poco en broma en la reunión familiar que tuvimos el pasado mes de junio y después de un artículo de periódico que dijeron como titular:” 12 hermanos suman más de 1000 años” y ahí empezamos a informarnos, entramos en la web del Guinness World Records".

“La verdad es que batir un récord mundial ha unido a esta familia más que nunca". - Familia Hernández-Pérez

La familia siempre está hablando del título de récord en su chat de grupo, o compartiendo anécdotas sobre el récord.

El galardón tuvo un impacto positivo en sus vidas y consolidó aún más su vínculo.

Sin embargo, además del gran orgullo y alegría que logro generar en  la familia al batir un récord mundial, también esperan que sea "un reconocimiento y homenaje para todas aquellas familias de nuestra ciudad (y, más en general, de la isla) que contaron con 8 o más hermanos."

"Esas familias lucharon y se sacrificaron mucho para mejorar nuestra sociedad y vida actual", mencionaron.

Family reunited and sitting in the garden

Durante el acto, se festejó a la familia quien fue acompañada por el alcalde de Moya, Raúl Afonso.

El sacerdote local, Roberto Rivero, y la historiadora María del Pino Ojeda también fueron testigos de la ratificación, según informó el medio de comunicación español  Canarian Weekly.

"Los hermanos son un ejemplo de valores tradicionales", escribe el diario  ABC Espana.

“Los mismos valores que ahora transmiten con la tranquilidad y sabiduría que da la edad, son los valores que les han acompañado a lo largo de los años"

The Hernandez-Perez family reunited

La familia comparte muchos recuerdos felices.

Recuerdos del trabajo, de sus estudios, de los bailes y las fiestas locales que marcaron su infancia.

"Compartíamos todas las cenas, y el trabajo en el campo lo realizaban todos los hermanos que no asistían a la escuela. Sin embargo, los otros hermanos llegaban después de clase para ayudar en las labores del campo."

"Ese sentimiento de unión perdura hasta hoy, y nunca hubo un problema entre nosotros, los hermanos. Todos nos ayudamos y apoyamos siempre".

"Entre las dificultades de los años 30, 40 y 50, no había tecnología, ni transporte público y muy pocos médicos", recuerdan los hermanos sobre los retos de su pasado. "Teníamos que caminar varios kilómetros para ir a comer e ir a la escuela, y siempre a pie".

Aunque todo se hacía en la casa, los hermanos comparten recuerdos entrañables de la sociedad rural que templó sus espíritus y moldeó su vínculo.

"Solíamos sembrar, trillar y cosechar nuestro trigo, y llevarlo al molino para obtener la harina. Cocinábamos el pan en el horno de nuestra familia. Usábamos la lana de nuestras propias ovejas para las blusas y las chaquetas".

Todo se hacía a mano y siempre con la ayuda de los vecinos, era una sociedad que se basaba en el apoyo mutuo y en el fuerte sentido de comunidad.

"Nuestra madre, Martina, dio a luz a todos sus 12 hijos en casa, sola o ayudada ocasionalmente por una comadrona".

Sin embargo, también recuerdan que había muchas fiestas al final de la jornada laboral y que todo el mundo tocaba un instrumento.

Family around the table

Con su hazaña, los hermanos Hernández-Pérez han superado el récord establecido anteriormente por la familia D'Cruz (Pakistán).

Juntos, los hermanos D'Cruz alcanzaron una edad total combinada de 1.042 años y 315 días, según se verificó en diciembre de 2020.

"Lo mejor de vivir con tantos hermanos es que siempre hemos tenido compañía y hemos hecho todo juntos. El colegio, el recreo, el trabajo, lo hemos hecho juntos. Siempre nos ayudamos y cuidamos unos a otros". - Familia Hernández-Pérez